Vistiendo el mobiliario

La manta es un elemento que indudablemente ofrece una sensación de calidez y le proporciona al ambiente espíritu hogareño, cómodo y de relajación

Vistiendo el mobiliario

SANTO DOMINGO, 30 de septiembre (Panorama) – Los textiles revisten una importancia vital al decorar. “Los textiles son tan importantes para la decoración como lo son en el mundo de la moda, pues como en la ropa nos ayudan a vestir un espacio con detalles”, dice la arquitecta Arleria Ricardo, experta en Diseño de Interiores.

En este grupo se encuentran las mantas, una pieza cuyo fin utilitario es bien conocido, pero que tiene un gran potencial decorativo para quien sabe emplearla con efectividad en un ambiente.

“La manta es un elemento que indudablemente ofrece una sensación de calidez y le proporciona al ambiente espíritu hogareño, cómodo y de relajación”, opina Ricardo.

Para emplearla acertadamente, una manta se puede dejar caer, casi como al descuido, sobre sofás, camas, mesas centrales o incluso cubriendo lámparas (dependiendo del material con el que estén hechas). Un consejo de la experta es que el mobiliario donde se coloque la manta sea de un material diferente a la tela. 

La forma de colocar la manta como parte de la decoración suele ser abierta y aparentemente al descuido, pero hay quienes pueden incluirla doblada o enrollada, dependiendo del efecto visual a lograr, del requerimiento del espacio y hasta del tamaño del mueble. Un experto puede asesorar en este sentido.

 COLORES ADECUADOS
Lo más importante en un espacio es conseguir la armonía que nos haga querer permanecer en él y no querer salir corriendo despavoridos.

El uso del color tiene mucho que ver. La arquitecta y experta en decoración Arleria Ricardo comenta que en lo que a las mantas se refiere, el color dependerá de lo que se quiera lograr en el espacio.

“Si se quiere dar contraste para formar un ambiente más dinámico y acentuado deberán usarse colores de tonos fuertes o positivos (nunca estampados), pero si lo que se quiere lograr es un ambiente más bohemio y tranquilo, entonces los estampados serán de muy buena ayuda”, aconseja.

Las mantas, un toque de confort
Con el clima tropical que impera en Santo Domingo, colocar una manta como parte de la decoración puede acarrear dudas, ya que el uso de este elemento se relaciona más con el invierno, cuando es agradable sentarse en el sofá, cubrirse con la manta y disfrutar de un chocolate caliente.

Sin embargo, en estos casos no hay que confundir el aspecto utilitario de la manta con el decorativo. Como parte del diseño interior se puede incluir una manta en algún espacio para otorgarle ese aspecto acogedor sin tener que cubrirse con ella.

En materia de textiles, armonizar es el reto mayor. La arquitecta y experta en Diseño de Interiores Arleria Ricardo comenta que en este sentido “debemos considerar las mismas reglas que al vestir, tales como los materiales, los patrones y los colores de todo lo textiles que utilizaremos”.

Nunca exagerar
Destaca que algo muy importante es también no exagerar. “Como en todo, cuando se trata de decorar, menos es mejor. Lo que se busca es acentuar puntos, no sobrecargar de detalles el espacio”, indica

En cuanto a si las mantas son apropiadas para el clima dominicano, opina que todos los textiles se han estado usando en el país desde los tiempos coloniales. “Las mantas, bordados, manteles y cortinas en especial son parte de nuestra herencia de la cultural española. Pero las mantas en específico son elementos que se encuentran en decoraciones vintage o clásicas”.

Pero se pueden adaptar. Los espacios que Ricardo señala como ideales para colocar una manta con fin decorativo son la sala, el dormitorio y el comedor. “Debido a que es tela, este tipo de accesorio es más práctico usarlo en interiores, ya que puede acumular polvo y bacterias si se usa en lugares abiertos, con mucha ventilación o externos por tiempo prolongado”, detalla.

Menos es mejor
Un consejo que podría ser vital es que tampoco hay que pensar en llenar la casa de mantas por todos lados.

No olvide el consejo de la experta: “Menos es mejor”.

Las mantas vienen en diferentes estilos, desde imitación de pieles de animales, hasta con lentejuelas, colores vivos, de lana, bordadas, estampadas, con apliques… Lo principal es determinar dónde se va a incluir y los elementos que hay o que habrá en esa estancia del hogar.