Bloqueo terrestre a productos dominicanos encarece precios en localidades de Haití

La agencia haitiana Alter Presse señaló que, entre otros productos, la bolsa de harina de 10 libras aumentó 100 gourdes y pasó en dos semanas de 1.700 a 1.850 gourdes (unos 1.575 pesos).

Bloqueo terrestre a productos dominicanos encarece precios en localidades de Haití

PUERTO PRÍNCIPE, 10 de octubre (Panorama) — El bloqueo terrestre impuesto por Haití a varios productos procedentes de República Dominicana ha encarecido los costos de bienes de primera necesidad en localidades haitianas de la frontera, según testimonios de comerciantes de la zona difundidas hoy en Puerto Príncipe.

La agencia haitiana Alter Presse señaló que, entre otros productos, la bolsa de harina de 10 libras aumentó 100 gourdes y pasó en dos semanas de 1.700 a 1.850 gourdes (unos 1.575 pesos), igual que el azúcar que aumentó de 850 a 950 gourdes (900 pesos) la bolsa de 55 libras, y el arroz, que se colocó en 1.000 gourdes (unos 850 pesos) el paquete de 55 libras.

Según Alter Presse, también subieron 50 gourdes la bolsa de trigo de 55 libras, que aumentó a 1,250 gourdes, el paquete de habichuelas de 110 libras que ahora se vende a 2.050 gourdes; la funda de cemento gris, que pasó de 325 a 350 gourdes, y otros bienes no primarios que no están afectados por la prohibición como las bebidas gaseosas que aumentaron entre 5 y 10 gourdes.

Haití cerró su frontera terrestre a 23 productos de Republica Dominicana para mejorar el control de calidad de importación de bienes dominicanos, aunque permitirá su acceso a través de puertos marítimos y aéreos.

La medida se aplica desde el pasado 1 de octubre y afecta a productos como la harina de trigo, fideos, aceite comestible, mantequilla, manteca, jugo en polvo, gaseosas, cervezas, snacks, maíz molido y galletas.

También al jabón de lavar, detergente en polvo, embalaje en fon, agua potable, pintura y productos para carrocerías de vehículos y hierro para la construcción, tubos PVC, colchones, equipos para la construcción y utensilios plásticos, que en conjunto constituyen aproximadamente unas 574 líneas arancelarias que el gobierno haitiano no ha notificado de manera oficial a su homólogo de República Dominicana.

El encarecimiento se produce en momentos en que comerciantes de la frontera de ambos países llevan a cabo un paro debido a la medida aplicada por las autoridades haitianas desde el pasado 1 de octubre, y que según los empresarios afecta sus operaciones.

“Sólo los ricos se beneficiarán de esta medida”, dijo a Alter Presse la comerciante Joanne François.

Otros empresarios de la zona fronteriza también criticaron la medida que los obliga a viajar hasta Puerto Príncipe  (Suroeste) Cabo Haitiano (Norte) para adquirir los productos dominicanos, lo que los obliga a aumentar sus gastos y los de los propios consumidores.

Antecedentes

El mes pasado, la Cámara de Comercio e Industria del Oeste rechazó que el bloqueo impuesto a los productos dominicanos produzca escasez de alimentos en su país, y aseguró que ya adoptó medidas para facilitar la importación marítima y evitar el desabastecimiento.

Por su lado, la principal empresa productora de harina de trigo haitiana, Molinos de Haití, respaldó también la medida anunciada por las autoridades de ese país, y dijo que tiene la capacidad suficiente para alimentar al mercado local con una producción diaria de 1,200 toneladas métricas de harina.

El representante de la Unión Europea en Santo Domingo, Andrés Navarro, había advertido que las restricciones del gobierno de Haití a las importaciones dominicanas generarán un encarecimiento de los productos básicos en el mercado haitiano, y señaló que los que pagarán esos costos será “la gente más desfavorecida”.

Un análisis realizado por la delegación de la Unión Europea estimó que las nuevas disposiciones provocarán “un encarecimiento en torno al 40%” de las mercancías afectadas, entre otras la harina de trigo, el maíz, los aceites comestibles, el pan, el cemento y detergentes, dijo Navarro.

Esta semana, el gobierno de República Dominicana elevó ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) el diferendo que sostiene con Haití por la prohibición impuesta por este país.

El canciller Andrés Navarro y el ministro de Industria y Comercio, José del Castillo Saviñón, dijeron que la medida constituye una flagrante violación de un memorando de entendimiento firmado el pasado año por los dos países, además de que resulta una medida discriminatoria e incompatible con los compromisos bilaterales y multilaterales asumidos.