Algunas claves del Feng Shui actual en la decoración

El Feng Shui ha generado interés desde siempre y en todo tipo de personas, desde aquellos que lo ven como una profunda filosofía de vida que afecta al medio en que se viven.

Algunas claves del Feng Shui actual en la decoración

SANTO DOMINGO, 13 de noviembre (Panorama) – En lo que a la personalización de la vivienda se refiere, el Feng Shui tiene sus parámetros, pero se actúa bien cuando se siguen los estándares propios del entorno.

El Feng Shui ha generado interés desde siempre y en todo tipo de personas, desde aquellos que lo ven como una profunda filosofía de vida que afecta al medio en que se viven, como los que lo entienden sólo como una hermosa parte del diseño de interiores o una forma contemporánea de acomodar los espacios para obtener ciertos niveles de bienestar.

Para Martín Evraud y Sarah Le Hardy, autores de Cómo aplicar el Feng Shui, es innegable que el Feng Shui se ha comercializado, y sus promesas dentro de ese mundo comercial “son terriblemente seductoras”. Ya no se trata de salud, bienestar, éxito, amor y suerte. Sin embargo no debe perder esta esencia, por más contemporáneo y popular que se vuelva.

“El Feng Shui ha acompañado multitud de modas y tendencias, y siempre ha estado presente cuando se trataba de recuperar serenidad en un contexto de estrés intenso, y nunca ha sido desaprobado ni designado como una molestia sea para el individuo o para la sociedad”, dicen los autores en la obra. Después del ‘cocooning’ y el ‘new age’, tendencias de las que ha formado parte integrante, es natural verlo seguir su camino sereno con la tendencia ‘slow down’.

En lo que a la personalización de la vivienda se refiere, el Feng Shui tiene sus parámetros, pero se actúa bien cuando se siguen los estándares propios del entorno. Recordemos que existen las “buenas” y “malas” vibraciones. Un ambiente cargado, viciado, o una atmósfera tensa son simples palabras, la energía necesita circular o es capaz de provocar daños.

La circulación del Chi

– En el Feng Shui todo se trata de la libre circulación del Chi o las energías. El Chi, valga aclarar esto, no es malo, pues en sí mismo resulta neutro, pero puede resultar nocivo o benéfico para aquel al que atraviesa.
– No se trata de eliminar las tensiones naturales, sino de evitar provocar en el entorno las tensiones artificiales.
– Respete el curso natural del Chi, trate de enlentecerlo cuando un artefacto lo acelera, de acelerarlo si queda artificialmente frenado, de liberarlo si se encuentra bloqueado.
– Se trata de recuperar, a través del balance del Chi, el equilibrio natural que, desde el punto de vista de la filosofía china, debe existir entre el ying y el yang.