Cúpula empresarial de Haití urge a reformar el sistema electoral haitiano

La Comisión Independiente de Verificación Electoral propuso la víspera anular esos comicios debido a las graves irregularidades encontradas en ese proceso.

Cúpula empresarial de Haití urge a reformar el sistema electoral haitiano

PUERTO PRÍNCIPE, 02 de junio (Panorama) — El Foro Económico del Sector Privado (FESP) de Haití, la organización que reúne a la cúpula empresarial del país, llamó hoy a reformar el sistema electoral haitiano en vista de las irregularidades detectadas en las elecciones de octubre del año pasado.

El FESP dio la bienvenida a las recomendaciones hechas esta semana por una Comisión Independiente de Evaluación y Verificación Electoral (CIEVE),  y dijo que “ya es hora de que el Consejo Electoral Provisional (CEP) aplique innovaciones como el voto electrónico, que ha demostrado su efectividad en muchos países”.

La Comisión Independiente de Verificación Electoral, organismo encargado de constatar las denuncias de fraude en las elecciones del año pasado en Haití, propuso la víspera anular esos comicios debido a las graves irregularidades encontradas en ese proceso.

El presidente de la comisión, François Benoît, dijo que el organismo llegó a la conclusión que las elecciones, especialmente con respecto a las presidenciales, se vieron empañadas por el fraude, por lo que recomendó al gobierno, a través del CEP, “que sería justo y equitativo, al menos en el proceso de elección presidencial, se vuelvan a hacer desde cero”.

“Es esencial que todas las fuerzas del país tomen el camino del diálogo y la consulta para crear un nuevo sistema nacional electoral confiable, capaz de garantizar el respeto de la expresión del voto popular”,  dijo el Foro en un comunicado.

La comisión dijo que entre los principales problemas, la comisión encontró una lista electoral plagada de personas fallecidas de muerte natural o durante el último terremoto del 2010, además de que existió “un tráfico de tarjetas de votación”

El presidente de la comisión también señaló que el organismo halló irregularidades no sólo en los centros de votación, sino también en la distribución de mandatos y en algunas libertades tomadas con la ley con el proceso electoral que creó una serie de votos “zombis” (atribuidos a personas fallecidas) que fueron adquiridos por organizaciones políticas.

Haití está enfrascado en una grave crisis post-electoral, luego de un año plagado de incidentes que no permitieron concluir las elecciones programadas a lo largo del 2015.

El proceso se inició el 9 de agosto con una primera vuelta legislativa y continuó el 25 de octubre con presidenciales en primera ronda, legislativas en segunda y municipales en todo el país, pero la oposición denunció fraude y se lanzó a las calles para protestar los resultados.

El pasado 6 de febrero, el aún presidente Michel Martelly y los líderes del Parlamento firma de un acuerdo que estableció la realización de comicios el 24 de abril, la proclamación de resultados oficiales el 6 de mayo, y la instalación de un presidente electo el 14 de este mes, pero ninguno de los plazos se ha cumplido.

Una semana después, la Asamblea Nacional eligió al entonces presidente del Senado, Jocelerme Privert, presidente interino de Haití, una semana después de que el presidente Michel Martelly dejó el cargo sin dejar ningún sucesor elegido constitucionalmente.

Pero a finales de abril, Privert descartó la posibilidad de que las elecciones se realicen en abril, y anunció que sería recién la segunda quincena de mayo cuando el órgano electoral publicaría el nuevo calendario que permita la continuación del proceso.

Según los resultados oficiales de la primera ronda, el candidato oficialista Jovenel Moïse, del Partido Haitiano Tèt Kale (PHTK), logró el primer lugar con el 32,81%, seguido por Jude Célestin, de LAPEH, con 25,27%, y por Moïse Jean-Charles, de Pitit Dessalines, también de oposición, con el 14,27%.

El entonces presidente Michel Martelly convocó de manera oficial a principios de enero a una segunda vuelta presidencial a realizarse el domingo 24 de ese mes, pero dos días antes, el CEP aplazó sin fecha la celebración de los comicios debido a la violencia que para entonces ya había causado un muerto.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, advirtió la víspera que Haití no puede permitirse un período prolongado de gobierno de transición, en un nuevo llamado para que este país supere una crisis política que arrastra desde el año pasado.

Ban también tomó nota del informe de la Comisión de Verificación Electoral, pero dijo que observa con inquietud el “potencial preocupación” de la situación de cara al compromiso internacional con Haití, por lo que reiteró la necesidad de que un gobierno democráticamente elegido haga frente a los retos socioeconómicos y crecientes desafíos humanitarios que enfrenta el país.

Este miércoles, la Organización de Estados Americanos (OEA) también anunció en su cuenta de Twitter que “tomó nota” del reporte de la comisión evaluadora,  que espera la publicación del calendario previsto por el Consejo Electoral Provisional (CEP), y que apoya una “solución haitiana para continuar el proceso”.

La OEA también anunció que presenta en breve un informe con sus recomendaciones técnicas para mejorar las elecciones en Haití.

En Washington, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, también pidió esta semana a Haití que complete cuanto antes su proceso electoral, y señaló que “cuanto antes esto ocurra, más temprano” su país “podrá destinar ayuda a este país.

Leave a Reply

Your email address will not be published.