La OIM denuncia deficiencias en Haití para atender a haitianos retornados desde República Dominicana

La ONU dice que entre junio de 2015 y de julio de este año 215.121 haitianos regresaron voluntariamente o fueron deportados a Haití desde República Dominicana,

La OIM denuncia deficiencias en Haití para atender a haitianos retornados desde República Dominicana

PUERTO PRÍNCIPE, 20 de agosto (Panorama) — Las estructuras de recepción y acompañamiento de haitianos retornados desde República Dominicana en el marco de un plan de regularización de indocumentados en ese país “sigue siendo claramente insuficientes o no existen en la zona fronteriza del lado de Haití”, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) citada hoy por la prens local.

“… La comunidad humanitaria que opera en Haití observa de cerca la situación en la zona fronteriza binacional con República Dominicana, donde los casos de expulsión o retorno voluntario de los inmigrantes haitianos continúa”, dijo Vedaste Kalima, representante de las Naciones Unidas para Asuntos humanitarios (OCHA) en Haití.

Kalima agregó que entre junio de 2015 y de julio de este año 215.121 haitianos que viven en situación migratoria irregular en República Dominicana regresaron voluntariamente o fueron deportados a Haití desde el país vecino.

El pasado 25 de julio, República Dominicana prorrogó un año el plazo para que miles de extranjeros indocumentados, la gran mayoría haitianos, regularicen su estatus migratorio en el país, en el marco de un programa de alcance nacional vencido la semana pasada.

El Consejo Nacional de Migración dijo que aprobó extender por un año la vigencia de los carnés a quienes se acogieron al Plan Nacional de Regulación, y anunció que la Dirección General de Migración elaborará un protocolo de procedimiento de renovación o cambio de categoría y de subcategorías migratorias a los beneficiarios.

“A quienes no hagan sus renovaciones se les declarará la caducidad de los documentos que les hayan sido expedidos y quedarán sujetos a lo que disponen la normativa ordinaria y las leyes migratorias dominicanas al respecto”, señaló el Ministerio dominicano de Interior y Policía tras la reunión del consejo.

El plazo se inicia el próximo 26 de agosto y vencerá en la misma fecha del 2018.

El funcionario destacó que la situación se presenta en momentos en que miles de haitianos huyen de Estados Unidos en busca de refugio en Canadá por temor a ser deportados si su estado de Protección Temporal (TPS) no se renueva el 22 de enero de 2018, y el gobierno de Jovenel Moïse dice que no está en condiciones de recibir a alrededor de 60.000 haitianos que pueden verse afectados.

“A medida que Haití se enfrenta a estos múltiples y crecientes desafíos humanitarios, la financiación para atender las necesidades humanitarias más prioritarias está disminuyendo. Hasta la fecha, el Plan de Respuesta Humanitaria (HRP, por sus siglas en inglés) se financia sólo en un 19,5%, 56,9 millones de dólares recibidos de un total de 291,5 millones solicitados”, dijo Kalima.

“El subfinanciamiento en Haití limita la capacidad de los actores humanitarios para dar respuestas más efectivas y apropiadas a las necesidades más críticas de la población más vulnerable”, agregó el alto representante.

El funcionario encabezó el sábado la Jornada Mundial de la Ayuda humanitaria en Haití observada “en un contexto humanitario frágil en el que el país todavía se enfrenta a una convergencia de las necesidades humanitarias […] para salvar vidas y mantener la resiliencia las poblaciones más vulnerables”.

Kalima señaló que cuando el país apenas se recuperaba del terremoto del 2010, el huracán “Matthew” agravó la vida de los haitianos ya vulnerables, en particular en la región Sur, donde 1,4 millones de personas siguen en extrema necesidad de asistencia humanitaria o recuperación, mientras otros 2,35 millones atraviesan inseguridad alimentaria aguda grave en diez departamentos y 37.967 desplazados siguen viviendo en campamentos erigidos después del sismo.

República Dominicana inició en septiembre del 2015 la repatriación de cientos de indocumentados radicados en este país, como parte del programa de regularización de extranjeros lanzado en el 2013 a raíz de un fallo del Tribunal Constitucional sobre el derecho a la nacionalidad dominicana.

En julio del año pasado, las autoridades dominicanas anunciaron que extenderían por un año la vigencia de alrededor de 143.000 permisos de estadía que afectaba a igual número de inmigrantes extranjeros, la gran mayoría haitiana.

El gobierno dominicano ha dicho que la iniciativa ha beneficiado a 249.950 personas inscritas en el PNRE —de las cuales 244.366 son haitianas—, y que los beneficiados poseen un estatus migratorio debidamente regularizado. Del total de inscritos, señaló, 229.934 personas poseen un carné.

Al vencerse el plazo el pasado lunes 17 de julio, 143.00 de los casi 250.000 inscritos en el programa deben completar los documentos requeridos. El resto, alrededor de 95.000 personas, se enfrentaba a una inminente repatración.

El gobierno de Haití llamó a su embajador en República Dominicana por el trato que las autoridades de este país están dando a ciudadanos haitianos en el marco del programa de regularización.

El ministro haitiano de Asuntos Exteriores, Antonio Rodrigue, dijo que personalmente convocó al embajador dominicano en Haití, Ildebrant Pierre-Jean, con el fin de expresarle la preocupación del gobierno haitiano sobre el trato otorgado a los ciudadanos haitianos que viven en ese país.

Las autoridades dominicanas intensificaron desde hace varias semanas la repatriación de indocumentados haitianos y reforzaron la seguridad militar en la frontera con Haití, en momentos en que sectores conservadores denunciaron un incremento en la llegada de ciudadanos del vecino país.

El ministro dominicano de Defensa, Rubén Paulino, dijo a principios de julio que “son más de 140.000 los indocumentados (haitianos) devueltos de la frontera este año”, y que 777 personas son deportadas cada día a Haití.

Paulino desmintió videos de haitianos ingresando ilegalmente al país aduciendo que las FFAA mantienen un “estricto control” de la frontera. El alto oficial también negó que República Dominicana esté expulsando ilegalmente a ciudadanos de Haití y señaló que las autoridades están cumpliendo el protocolo de repatriación suscrito con Haití en 1999.

Las declaraciones de Paulino siguieron a las del embajador de Haití en República Dominicana, Idalbert Pierre-Jean, quien denunció las “deportaciones ilegales” de sus compatriotas, aunque admitió la potestad de las autoridades locales de regularizar la situación de los inmigrantes indocumentados.

El Consulado de Haití en Santiago, la segunda ciudad del país, ya había expresado su preocupación a las autoridades por el “trato que reciben los haitianos durante proceso de repatriación”.

La delegación pidió a sus compatriotas portar documentos válidos para evitar problemas con oficiales dominicanos, y recomendó a los haitianos indocumentados no resistirse a Migración para evitar “toda suerte de abusos síquicos y sicológicos”.

Entre tanto, el Consulado de Haití en la localidad de Higuëy (este) formó “brigadas consulares” para asistir a haitianos indocumentados repatriados.

El Grupo de Apoyo a Repatriados y Refugiados (GARR), una organización defensora de los derechos de los inmigrantes, dijo este mes que en el primer semestre del año 30.486 haitianos retornaron a su país, 14.179 repatriados y 16.307 de manera voluntaria, sobre todo a través del paso fronterizo Elías Piña/Belladère.

GARR señaló que 92% de los repatriados haitianos son personas de entre 18 y 49 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published.