El huracán “Irma” deja casi 20 mil desplazados en República Dominicana y avanza por el norte de Haití

17 comunidades quedaron incomunicadas y 103 viviendas fueron totalmente destruidas de las más de dos mil afectadas por el fenómeno.

El huracán “Irma” deja casi 20 mil desplazados en República Dominicana y avanza por el norte de Haití

MIAMI, 7 de septiembre (Panorama) — El poderoso huracán “Irma” dejó hoy casi 20 mil desplazados a su paso por el norte de República Dominicana, y avanzaba sobre Haití tras dejar una veintena de muertos en su recorrido por las Antillas.

En una conferencia de prensa en Santo Domingo, el director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), Juan Méndez, dijo que que 19.116 personas tuvieron que dejar temporalmente sus hogares y 7,926 de ellas ubicadas en alguno de los 96 refugios habilitados en todo el país.

Además, 17 comunidades quedaron incomunicadas por las inundaciones, 103 viviendas fueron totalmente destruidas de las más de dos mil afectadas por el fenómeno, y alrededor de 35 mil personas quedaron sin electricidad, soibre todo en el litoral norte del país, la zona más castigada por el ciclón.

No obstante, las autoridades no reportaron víctimas mortales y la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) descontinuó la noche del jueves el aviso de condiciones de huracán desde Cabo Francés Viejo hasta Cabo Engaño (La Altagracia) y el aviso de condiciones de tormenta tropical desde Cabo Engaño hasta Pedernales, en la frontera sur con Haití.

A las 00:00 GMT, “Irma” se encontraba en la latitud 21,1 Norte longitud 71.8 Oeste, a 85 kms al este/sureste de Turcas con vientos máximos sostenidos de 280 kph y se movía al oeste/noroeste, a 26 kph según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH).

El fenómeno dejó sentir sus primeros vientos huracanados la mañana de este jueves sobre la península de Samaná, y causó fuertes aguaceros en María Trinidad Sánchez, Dajabón, Montecristi y Puerto Plata, las provincias dominicanas más afectadas, todas en el litoral norte del país.

“Vamos a salir mejor librados por los trabajos que se han hecho”, dijo el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, que movilizó a 5.000 trabajadores y más de mil vehículos livianos y pesados distribuidos en todo el territorio para intervenir los 158 municipios en 48 horas.

Castillo informó en un comunicado que las brigadas han estado trabajando en carreteras y autopistas afectadas por obstrucciones de árboles caídos, escombros y hasta el tendido eléctrico, restableciendo el libre tránsito para que las demás autoridades puedan llegar con las ayudas.

También manifestó que hasta el momento no hay un estado de daños consolidado.

El gobierno dominicano se declaró en “sesión permanente” y adoptó diversas medidas para garantizar la asistencia a la población.

Hasta medio centenar de vuelos fueron cancelados en el aeropuerto internacional Las Américas, en la capital dominicana, según el consorcio que opera la terminal, Aerodom; los puertos del país, doce en total, declarados en alerta roja por la Autoridad Portuaria, y las escuelas cerradas hasta el lunes por el Ministerio de Educación.

Pero este mismo jueves, las autoridades anunciaron el reinicio de las actividades laborales a partir de este viernes.

Entre tanto, el presidente Danilo Medina se solidarizó con el pueblo de Antigua y Barbuda y llamó por teléfono al primer ministro de ese país, Gaston Browne, a quien le anunció que una delegación del gobierno dominicano partirá para asistir a su población y a la importante comunidad dominicana radicada en ese territorio.

Browne dijo que “Irma” devastó el 90% de las construcciones y dejó pérdidas por unos 100 millones de dólares en Barbuda, donde una persona perdió la vida y otras 50 resultaron heridas.

El mortífero huracán también dejó tres muertos y a más de un millón de personas sin electricidad y 200 mil sin agua potable en Puerto Rico, cuatro víctimas mortales más en islas Vírgenes, una en Anguilla y cuatro en St. Martin.

En Haití, entre tanto, los primeros efectos de “Irma” se sintieron en el país con inundaciones que cortaron la carretera Nacional #3 entre Hinche y Cabo Haitiano, la segunda ciudad del país, donde el aeropuerto internacional Hugo Chávez fue cerrado temporalmente.

Varias comunas también quedaron inundadas en Caracol, sede de la mayor maquila del norte haitiano, Fort Liberté (donde la policía evacuó a decenas de reos de la prisión local) y Ounaminthe (Juana Méndez), uno de cuyos puentes que unen a la vecina República Dominicana fue arrasado por el río Masacre.

Las autoridades haitianas advirtieron sobre potenciales daños que puede causar un ciclón categoría 5 como “Irma” y la Dirección de Protección Civil instó a las personas a dejar sus viviendas si son vulnerables. Al menos 601 refugios fueron habilitados en todo el país, mientras el primer equipo de tropas del Cuerpo de Ingenieros Militares de las nuevas FFAA haitianas fue desplazado en el norte para realizar acciones de campo.

El primer ministro Guy Lafontant apeló temprano a la “colaboración de la sociedad civil y a la disponibilidad de los funcionarios públicos”, y el presidente Jovenel Moïse dijo que “todos los recursos del Estado han sido movilizados para enfrentar los efectos del huracán”.

Moïse señaló en su cuenta de Twitter que este mismo jueves dirigió Consejo Extraordinario de Gobierno para priorizar la respuesta estatal ante los daños provocados por “Irma”.

El mandatario también expresó su solidaridad a Turcas & Caicos y a todos los países del #Caribe afectados por el fenómeno.

El gobierno haitiano declaró el miércoles la alerta roja en todo el país y activó el Centro Nacional de Operaciones de Urgencia (COUN) para coordinar la asistencia a la población. 16.000 agentes de policía fueron acuartelados y el Ministerio de Educación dispuso el cierre de las escuelas en todo el país.

Los ayuntamientos de las zonas costeras recibirán entre 200.000 y 500.000 gourdes (entre 3.000 y 7.800 dólares), para hacer frente a las primeras intervenciones de emergencia llevadas a cabo por 10.000 voluntarios de la Cruz Roja Haitiana y 8.000 brigadistas de Protección Civil.

República Dominicana y Haití están ubicados en el área de influencia de huracanes, cuya temporada anual se inicia oficialmente el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre, y que el año pasado dejó más de medio millar de muertos y millones de dólares en pérdidas en la región.

En República Dominicana, el huracán “Mathew” dejó a principios de octubre 4 muertos y casi 22 mil despalzados, y originó grandes acumulados de lluvias, principalmente en el aeropuerto María Montez, de Barahona, Santo Domingo (Jardín Botánico y Mirador del Sur) y San Pedro de Macorís (Los Llanos), con valores que superaron los 260 milímetros de precipitaciones.

En Haití, “Matthew” causó 546 muertos, 128 desaparecidos, 175 mil damnificados y 2.000 millones de dólares en pérdidas sobre todo en el suroccidente haitiano, además de que obligó a postergar unas cruciales elecciones generales.

Un huracán es un sistema de baja presión cuyos vientos circulan en sentido contrario a las manecillas del reloj provocando intensas lluvias y tormentas eléctricas.

La formación más débil se llama depresión tropical y alcanza los 62 kilómetros por hora (km/h), le sigue la tormenta tropical, con vientos de entre 63 km/h y 117 km/h, y el huracán, que es llamado así cuando supera los 118 km/h.

La escala Saffir-Simpson (que clasifica a este fenómeno según la intensidad eólica) comprende vientos desde 119-153 kilómetros por hora, en el primer nivel, hasta los 249 kilómetros por hora, en la quinta y más poderosa categoría.

Leave a Reply

Your email address will not be published.