El huracán “Irma” dejó un muerto y a 8.015 familias en situación de desastre a su paso por Haití

En República Dominicana, “Irma” dejó 24.116 desplazados, un millón y medio de personas sin agua potable por daños en 56 acueductos y 38 localidades incomunicadas.

El huracán “Irma” dejó un muerto y a 8.015 familias en situación de desastre a su paso por Haití

PUERTO PRÍNCIPE, 14 de septiembre (Panorama) — El paso del hurácan “Irma” por el norte de Haití causó la muerte de una persona y lesiones leves a otras 17, además de un desaparecido y 12.539 evacuados, se informó hoy en la capital haitiana.

El balance oficial final arrojó además 4.903 casas inundadas en todo el territorio nacional, 2.646 de ellas muy deterioradas y 466 totalmente destruidas. En general, 8.015 familias, principalmente en el extremo norte y oeste del país, quedaron en situación de desastre.

“Irma”, el más poderoso ciclón de la temporada, dejó sentir su fuerza sobre Haití a lo largo del jueves de la semana pasada convertido en un huracán categoría 5, con vientos máximos de 281 kph, tras pasar por el norte de República Dominicana con la misma potencia, y reducir su poder a 249 kph (categoría 4) al dejar la isla Hispaniola y acercarse a la vecina Cuba.

En total, el fenómeno dejó alrededor de 70 muertos a su paso por el Caribe y Estados Unidos, y pérdidas por hasta 55.000 millones de dólares.

En el centro de Haití, el tráfico fue restablecido en la carretera nacional No. 3 que conecta Cap-Haïtien y Puerto Príncipe, vía Hinche. En el Norte, las autoridades evalúan acciones para reparar la carretera entre Barrière Battant y Grande Rivière du Nord, mientras la sección Pignon/Saint-Raphaël está cortada y bloqueada del tráfico.

En el Nordeste, una parte de la carretera en Bois de Laurence fue afectada por las inundaciones, en el Noroeste, la vía entre Port-de-Paix y Jean Rabel resultó intransitable a la altura de Baie des Moustiques, y en el Sur, el gobierno realiza obras de drenaje en varias áreas.

Además, el antiguo puente fronterizo Ouanaminthe-Dajabón, en la frontera con República Dominicana, colapsó por la crecida del río Masacre.

En cuanto a la agricultura y el medio ambiente en el centro de Haití entre 10 y 15 hectáreas de tierra en maíz, pequeñas plantaciones de mijo y banano quedaron devastadas en Saut d’Eau, y el desborde del río La Selle, en Mirebalais, arruinó 20 hectáreas de tierra cultivada en la Meseta Baja.

En Thomonde y la sección de Lahoye, el río Artibonite aumentó el caudal arrasando varias hectáreas de plantaciones y llevándose muchas cabezas de ganado. En el Noroeste, en la Isla Tortuga, la producción vegetal fue destruida en un 80%, fuera de un 50% de pérdidas en la producción de cultivos.

En tierra firme, el 10% de la población de cabras y cerdos fue arrastrada por el agua, mientras que 30 veleros resultaron dañados. Inundaciones costeras fueron registradas en Anse-à-Foleur, Port-de-Paix y Mole Saint-Nicolas, y en el Nordeste, las aguas provocaron pérdidas en 450 hectáreas de los perímetros agrícolas de la localidad de Jassa.

Las autoridades haitianas advirtieron sobre potenciales daños que podría causar un ciclón categoría 5 como “Irma” y la Dirección de Protección Civil instó a las personas a dejar sus viviendas si son vulnerables. Al menos 601 refugios fueron habilitados en todo el país, mientras el primer equipo de tropas del Cuerpo de Ingenieros Militares de las nuevas FFAA haitianas fue desplazado en el norte para realizar acciones de campo.

El primer ministro Jack Guy Lafontant apeló temprano a la “colaboración de la sociedad civil y a la disponibilidad de los funcionarios públicos”, y el presidente Jovenel Moïse dijo que “todos los recursos del Estado han sido movilizados para enfrentar los efectos del huracán”.

El presidente Jovenel Moïse dirigió un Consejo Extraordinario de Gobierno para priorizar la respuesta estatal ante los daños provocados por “Irma” y declaró alerta roja en todo el país y activó el Centro Nacional de Operaciones de Urgencia (COUN) para coordinar la asistencia a la población. 16.000 agentes de policía fueron acuartelados y el Ministerio de Educación dispuso el cierre de las escuelas en todo el país.

Los ayuntamientos de las zonas costeras recibirán entre 200.000 y 500.000 gourdes (entre 3.000 y 7.800 dólares), para hacer frente a las primeras intervenciones de emergencia llevadas a cabo por 10.000 voluntarios de la Cruz Roja Haitiana y 8.000 brigadistas de Protección Civil.

En la vecina República Dominicana, “Irma” dejó 24.116 desplazados, un millón y medio de personas sin agua potable por daños en 56 acueductos y 38 localidades incomunicadas según el Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

El organismo señaló que 2.683 viviendas resultaron afectadas, 114 de ellas totalmente destruidas, pero no reportó pérdidas humanas.

El gobierno dominicano se declaró en “sesión permanente” y el presidente Danilo Medina encabezó una reunión de urgencia con los organismos de socorro.

“Estamos ante un peligroso huracán, el más poderoso desde David, en el año 1978”, dijo en una conferencia de prensa el ministro administrativo de la Presidencia, José Peralta, quien llamó a la ciudadanía a estar atenta a las informaciones oficiales emitidas por las autoridades.

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) declaró alerta roja para todas las provincias  dominicanas con litoral marítimo, y luego a casi todo el país. Hasta medio centenar de vuelos fueron cancelados, los puertos del país, doce en total, declarados en alerta roja por la Autoridad Portuaria, y las escuelas cerradas en zonas de alto riesgo por el Ministerio de Educación.

República Dominicana y Haití están ubicados en el área de influencia de huracanes, cuya temporada anual se inicia oficialmente el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre, y que el año pasado dejó más de medio millar de muertos y millones de dólares en pérdidas en la región.

En República Dominicana, el huracán “Mathew” dejó a principios de octubre 4 muertos y casi 22 mil despalzados, y originó grandes acumulados de lluvias, principalmente en el aeropuerto María Montez, de Barahona, Santo Domingo (Jardín Botánico y Mirador del Sur) y San Pedro de Macorís (Los Llanos), con valores que superaron los 260 milímetros de precipitaciones.

En Haití, “Matthew” causó 546 muertos, 128 desaparecidos, 175 mil damnificados y 2.000 millones de dólares en pérdidas sobre todo en el suroccidente haitiano, además de que obligó a postergar unas cruciales elecciones generales.

Un huracán es un sistema de baja presión cuyos vientos circulan en sentido contrario a las manecillas del reloj provocando intensas lluvias y tormentas eléctricas.

La formación más débil se llama depresión tropical y alcanza los 62 kilómetros por hora (km/h), le sigue la tormenta tropical, con vientos de entre 63 km/h y 117 km/h, y el huracán, que es llamado así cuando supera los 118 km/h.

La escala Saffir-Simpson (que clasifica a este fenómeno según la intensidad eólica) comprende vientos desde 119-153 kilómetros por hora, en el primer nivel, hasta los 249 kilómetros por hora, en la quinta y más poderosa categoría.

Leave a Reply

Your email address will not be published.