República Dominicana y Haití se preparan para el embate del devastador y poderoso huracán “Irma”

Los gobiernos de ambos países han declarado la alerta roja y se disponen a adoptar más medidas para proteger a la población del peligroso fenómeno.

República Dominicana y Haití se preparan para el embate del devastador y poderoso huracán “Irma”

MIAMI, 6 de septiembre (Panorama) — República Dominicana y Haití se preparaban hoy para el embate del devastar huracán “Irma”, que avanzaba hacia el oeste dejando una secuela destructiva en las Antillas menores.

En Santo Domingo, el gobierno dominicano se declaró en “sesión permanente” y el portavoz de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, dijo que el presidente Danilo Medina, que ya encabezó esta semana una reunión de urgencia con los organismos de socorro, seguirá las incidencias del fenómeno desde su despacho en el Palacio Nacional.

“Estamos ante un peligroso huracán, el más poderoso desde David, en el año 1978”, dijo en una conferencia de prensa tras el encuentro el ministro administrativo de la Presidencia, José Peralta, quien llamó a la ciudadanía a estar atenta a las informaciones oficiales emitidas por las autoridades.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), a las 11:00 hora local (15:00 GMT) “Irma” estaba localizada en la latitud 18,1 Norte longitud 63.3 Oeste, a 110 km al este/sureste de St. Thomas y a 225 kms al este de San Juan, Puerto Rico, con vientos máximos sostenidos de 295 kph y moviéndose al oeste/noroeste, a 26 kph.

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) declaró alerta roja para todas las provincias  dominicanas con litoral marítimo, desde la capital del país, Santo Domingo y el Distrito Nacional, hasta Pedernales, Barahona, Peravia, Azua, San Cristóbal, San Pedro de Macorís, La Altagracia, Hato Mayor, Samaná, Espaillat, María Trinidad Sánchez, Puerto Plata, Montecristi y La Romana.

Además de esas 17 provincias, el COE declaró alerta amarilla (intermedia) para otras 12 localidades, y verde (mínima) en tres.

Hasta medio centenar de vuelos fueron cancelados en el aeropuerto internacional Las Américas, en la capital dominicana, según el consorcio que opera la terminal, Aerodom; los puertos del país, doce en total, declarados en alerta roja por la Autoridad Portuaria, y las escuelas cerradas en zonas de alto riesgo por el Ministerio de Educación.

Miles de dominicanos buscaron provisiones en los supermercados mientras la Defensa Civil anunció que el país cuenta con más de 3.000 albergues y otros organismos del Estado como el ejército dominicano, anunciaron planes de contingencia para proteger a una población de alrededor de 10 millones de habitantes.

Mientras tanto, alimentos crudos y cocinados y 40 cocinas móviles ya han sido traslados a lugares vulnerables, según Comedores Económicos, organismo de asistencia social que se dijo listo para dar de comer diariamente a 3 millones de dominicanos.

En Puerto Príncipe, el gobierno haitiano declaró la alerta roja en todo el país y la Presidencia difundió este miércoles un mensaje del presidente Jovenel Moïse en el que alerta a la población a mantenerse vigialnete ante el paso del poderoso ciclón.

Moïse, acompañado por el Ministro de Interior y Comunidades Territoriales, Max Roudolph Saint-Albin, visitó el martes el Centro Nacional de Operaciones de Urgencia (COUN), “para asegurarse de que todas las disposiciones están previstas por las autoridades para hacer frente” al huracá según un comunicado de la Presidencia.

Además, el primer ministro Jack Guy Lafontant presidió en su residencia oficial un Consejo Extraordinario de Gobierno con miras a establecer las disposiciones que se aplicarán antes, durante y después del paso de Irma por el norte del país.

“Los delegados departamentales coordinarán las acciones según las estructuras establecidas. Los ayuntamientos y Casecs (consejos locales) intervendrán en los municipios y secciones comunales, con el apoyo de Protección Civil. El Ministerio de Planificación supervisará las acciones de las ONG y los organismos de ayuda; también debe mantenerse en contacto con el sistema humanitario de la ONU”, dijo Lafontant.

El director general de la Policía Nacional de Haití, Michel-Ange Gédéon, ordenó por su lado el acuertelamiento de alrededor de 16.000 agentes hasta nueva orden y el Ministerio de Educación dispuso el cierre de las escuelas en todo el país en previsión a los efectos del huracán.

“Todo el país será impactado por Irma”, dijo hoy el ministro del Interior Max R. St-Albin.

“Nos solidarizamos con la población, especialmente en el Norte, que está particularmente amenazada”, agregó el funcionario.

El presidente de la Federación Nacional de Alcaldes de Haití (FENAMH), Jude Edouard Pierre, confirmó que los ayuntamientos de las zonas costeras recibirán entre 200.000 y 500.000 gourdes (entre 3.000 y 7.800 dólares), para hacer frente a las primeras intervenciones de emergencia.

Entre tanto, el Ministerio de Interior confirmó que al menos 10.000 voluntarios de la Cruz Roja Haitiana y 8.000 brigadistas de Protección Civil serán movilizados por todo el país, que cuenta con 793 albergues temporales disponibles a través de siete de diez departamentos.

El Servicio Marítimo y de Navegación de Haití (SEMANAH) advirtió que todas las actividades de cabotaje para veleros y pequeñas embarcaciones están prohibidas hasta nuevo aviso en el Norte, donde habrá olas de hasta 12 pies (3,6 metros) con el acercamiento de “Irma”.

República Dominicana y Haití están ubicados en el área de influencia de huracanes, cuya temporada anual se inicia oficialmente el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre, y que el año pasado dejó más de medio millar de muertos y millones de dólares en pérdidas en la región.

En República Dominicana, el huracán “Mathew” dejó a principios de octubre 4 muertos y casi 22 mil despalzados, y originó grandes acumulados de lluvias, principalmente en el aeropuerto María Montez, de Barahona, Santo Domingo (Jardín Botánico y Mirador del Sur) y San Pedro de Macorís (Los Llanos), con valores que superaron los 260 milímetros de precipitaciones.

El sistema atmosférico produjo además inundaciones en las regiones suroeste, oeste, sur, noreste y centro del país, que en las últimas dos semanas soportó intensas precipitaciones que causaron la muerte de más de una docena de personas.

En el vecino Haití, “Matthew” causó 546 muertos, 128 desaparecidos, 175 mil damnificados y 2.000 millones de dólares en pérdidas sobre todo en el suroccidente haitiano, además de que obligó a postergar unas cruciales elecciones generales.

Otras doce personas murieron a principios de este mes debido a fuerte lluvias registradas en el norte del país.

Según la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), durante la temporada de huracanes 2016 se formaron quince ciclones tropicales y la depresión No. 8. De las 15 nombradas, siete se convirtieron en huracanes, y tres llegaron a ser intensos en la escala de intensidad de huracanes Saffir-Simpson.

Un huracán es un sistema de baja presión cuyos vientos circulan en sentido contrario a las manecillas del reloj provocando intensas lluvias y tormentas eléctricas.

La formación más débil se llama depresión tropical y alcanza los 62 kilómetros por hora (km/h), le sigue la tormenta tropical, con vientos de entre 63 km/h y 117 km/h, y el huracán, que es llamado así cuando supera los 118 km/h.

La escala Saffir-Simpson (que clasifica a este fenómeno según la intensidad eólica) comprende vientos desde 119-153 kilómetros por hora, en el primer nivel, hasta los 249 kilómetros por hora, en la quinta y más poderosa categoría.

La temporada anterior quedó por encima de lo normal en cuanto a la formación de ciclones tropicales nombrados, y muy próximo a lo normal con relación al desarrollo de huracanes intensos. Hay que destacar que el huracán Alex se formó el 13 de enero del presente año fuera de temporada.

Finalmente, alcanzaron intensidad de tormenta tropical:  Bonnie, Colin, Danielle, Fiona, Ian, Julia, Karl y Lisa, mientras Alex, Earl, Gaston, Hermine, Matthew, Nicole y Otto, llegaron a la categoría de huracán.

Leave a Reply

Your email address will not be published.