Ministro de Educación aspira a convertir las escuelas dominicanas en terreno para fomentar la paz

Andrés Navarro precisó que una cultura de paz implica el respeto al otro y la tolerancia a la diferencia.

Ministro de Educación aspira a convertir las escuelas dominicanas en terreno para fomentar la paz

SANTO DOMINGO, 1 de noviembre (Panorama) — El ministro de Educación, Andrés Navarro, dijo hoy que la escuela debe ser el territorio ideal para que República Dominicana vaya constituyéndose en una sociedad  respetuosa y defensora de los derechos de las personas y  promotora de una cultura paz que genere una nueva ciudadanía.
Navarro dijo que “debe ser ahí, en la escuela, en las instancias infantiles, en la inicial, en la primaria, en la secundaria, ese territorio exquisito donde la sociedad dominicana tribute, no importe el sector que sea, para el fomento de una cultura de paz, con nuestros maestros y maestras, y fundamentalmente con nuestros estudiantes” en el marco de los cambios curriculares que promueve la Revolución Educativa.

El funcionario, que más tarde participó en una marcha contra la violencia de género, dijo que ese patrón de ética y ciudadanía tiene como base el contenido de nuestraConstitución como nación y citó los artículos 5, 7 y 8 de la Carta Magna que versan sobre el respeto a la defensa de los derechos humanos de las personas.
El ministro de Educación hizo las aseveraciones al pronunciar las palabras de motivación en el acto de lanzamiento del programa “Buenas Prácticas para la Construcción de una Cultura de Paz en la República Dominicana”, organizado por la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), en el Auditorio I, del Campus Santo Tomás de Aquino, de Santo Domingo.
El proyecto es ejecutado por el Centro para el Estudio, Prevención y Resolución de Conflictos (CEPREC) de la PUCMM, con la colaboración interinstitucional del Ministerio de Educación, la Comisión Interinstitucional de Alto Nivel para el Desarrollo Sostenible, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Fundación Vanessa, Fundación Solidaria del Divino Niño Jesús, el Centro de Resolución Alternativa de Controversias de la Cámara de Comercio y Producción de Santiago, las Hermanas Paulinas y Making Big Smiles.
“Para defender derechos es fundamental asumir responsabilidad. Una sociedad donde nada más se pretenda que se protejan los derechos, pero no se pretenda que se asuman responsabilidades es una sociedad contradictoria y de doble moral”, indicó el ministro.
Añadió que la única manera de respetar el derecho de los demás es asumiendo responsabilidades y que, por esa razón, en la escuela dominicana se debe fomentar la conciencia sobre los derechos de cada persona; pero también sobre los deberes de cada quien.
Navarro precisó que una cultura de paz implica el respeto al otro y la tolerancia a la diferencia, pero que a veces se nos hace tan difícil ser tolerantes con las diferencias. También abogó por que, en la escuela, desde las instancias infantiles, se trabaje con los niños, el entendimiento y la asunción del comportamiento tolerante y que también se priorice la utilización del diálogo como mecanismo de solución de controversias.
“Apelar siempre al diálogo y esto debemos trabajarlo con los estudiantes, e igualmente la asunción de la diversidad, en el ámbito educativo.No importa la talla de un niño, el color, su forma de hablar, su origen, su estatus social, es en la escuela que tenemos que trabajar eso. Porque después, aunque intentemos trabajarlo fuera, la efectividad será menor y costará mucho más”, puntualizó el ministro.
El funcionario afirmó que la promoción de una cultura de paz no solo es una responsabilidad de la escuela o de las universidades, por lo que exhortó al empresariado, a organizaciones religiosas y a todo aquellos que de alguna manera están organizados a involucrarse en estas campañas para que sea sostenible, y consideró que, aunque sentimos que lo que predomina más en la sociedad dominicana es la violencia y la agresividad, en el país hay muchos lugares donde se está trabajando con efectividad y predomina una cultura de paz.
“Llevar las buenas nuevas al país, para que se eleve la moral, para que ese sentido de fracaso que pueda albergar a mucha población de nuestro país frente a la violencia; vea una luz de esperanza al conocer experiencias positivas de convivencia entre jóvenes y adultos”, sostuvo Navarro.
Mientras, Annette Tejada, directora del CEPREC, señaló que el propósito del programa es impulsar iniciativas que fomenten el desarrollo sostenible, y que los ejes del proyecto se enfocan en la difusión de acciones ciudadanas y de organizaciones sociales. Además, procura gestionar, analizar y sistematizar iniciativas que se identifiquen como buenas prácticas para la construcción de una cultura de paz, con la finalidad de expandir su conocimiento, como referentes de actuación social por ámbitos de acción.
En el acto también hablaron el padre Alfredo de la Cruz Baldera, rector de la PUCMM; Pura Hernández, oficial de gobernabilidad del PNUD y Luis Madera Sued, coordinador técnico de la Comisión Interinstitucional de Alto Nivel para del Desarrollo Sostenible.
En la mesa principal estuvieron, además, Sor Alicia Galíndez, representante de las Hermanas Paulinas;Lissette Cruz, de la Fundación Solidaria del Niño Jesús; Reverendo Prudencio Miguel Pina, director del Centro Bellarmino, quien hizo la invocación;Heliana Reyes, directora ejecutiva de la Fundación Vanessa; Jeannie Ferreras, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y Rosa Fernández, de Making Big Smiles.
Al acto asistieron viceministros y directores generales del MINERD, así como una delegación de estudiantes del liceo Estados Unidos de América.

Leave a Reply

Your email address will not be published.