En aniversario de la independencia Medina promete duplicar fuerzas de seguridad en frontera con Haití

El mandatario defendió su política con respecto al país vecino, y pidió respetar la permanencia de los inmigrantes legalmente documentados

En aniversario de la independencia Medina promete duplicar fuerzas de seguridad en frontera con Haití

SANTO DOMINGO, 27 de febrero (Panorama) — El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, prometió hoy duplicar las fuerzas de seguridad en la frontera con el vecino Haití, de donde proviene el mayor flujo de inmigrantes indocumentados a territorio dominicano, una de las grandes debilidades de su gobierno según sectores de la oposición.

Medina también defendió su política con respecto al país vecino, al asegurar que parte del proyecto de nación de los dominicanos consiste en tener fronteras “propias, seguras y estables”, y prometió que este 2018 su administración redoblará “los esfuerzos de los últimos años”.

“Los dominicanos tenemos nuestro propio proyecto de nación, que no es ni mejor, ni peor que el de otros, pero es el nuestro, lo tenemos muy claro y nuestra responsabilidad es fortalecerlo y trabajar por él”, dijo Medina en la sede del Congreso Nacional, durante la rendición de cuentas con ocasión del aniversario de la independencia nacional.

República Dominicana y Haití comparten una frontera de cerca de 400 kilómetros y constantes problemas debido al frecuente paso de indocumentados haitianos y al contrabando.

Los críticos del presidente Medina lo acusan de ser permisivo con la permanencia de miles de ciudadanos provenientes de la vecina nación, y de facilitar su estadía a través de un Programa Nacional de Regularización de Extranjeros (conocido como PNRE) que ha permitido mejorar el estatus de alrededor de un cuarto de millón de personas sin papeles, la mayoría haitiana.

Pero el gobierno dominicano defiende el PRNE al afirmar que además de regular la migración ilegal, mientras organizaciones no gubernamentales denuncian que cerca de otro cuarto de millón de ciudadanos haitianos, e incluso dominicanos de ascendencia haitiana, han regresado a Haití en campañas de deportación o de manera voluntaria.

En su discurso, Medina afirmó que el fin de su gobierno es “proteger a nuestra gente, proteger a nuestro patrimonio, pero sobre todo proteger nuestro territorio. Entendemos que, para ser buenos vecinos, para respetarse y aún para colaborar, es necesario también tener claro donde empieza una casa y termina otra”.

“Vamos a coordinar a todas las instituciones que trabajan en la frontera: brigadas del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, el Cesfront (Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza)  y la Dirección General de Migración, para que hagan valer la ley dominicana en la frontera”.

El mandatario dijo que próximamente se adicionarán en la frontera 900 soldados a las fuerzas de seguridad, con la misión de vigilar todos los cruces formales e informales que comunican ambos países, en cada punto de revisión, en cada control de carreteras, en los mercados binacionales y en los caminos vecinales.

“Con esta cifra duplicaremos las fuerzas en nuestra frontera, sobre todo teniendo en cuenta que estos efectivos han sido especialmente formados en la academia, y que estarán sujetos a medidas estandarizadas para evitar cualquier mala práctica”, agregó el mandatario.

Medina aseguró que también serán sumados, en lo inmediato, 50 nuevos vehículos militares todoterreno a los que se les sumarán tres helicópteros y 40 vehículos más en mes de mayo, y dijo que de la misma forma se incrementará el patrullaje costero en la zona comprendida entre Manzanillo y Puerto Plata, así como en Pedernales y Barahona.

“Reforzaremos puntos por donde fluye el mayor número de personas, como Azua y Jicomé”, señaló, para agregar que la tecnología será de gran utilidad en esta tarea y que una flotilla de drones será desplegada en la frontera, para cuyo manejo se ha capacitado a 30 oficiales.

“De hecho, ya hace dos meses que esos drones están realizando misiones de identificación de los puntos más vulnerables y han demostrado su gran efectividad”, agregó.

Medina dijo que Junto a esos drones, se instalará un amplio y moderno sistema de video vigilancia que contará con la misma tecnología que el centro de control del 911 y dependerá directamente del Ministro de Defensa, lo que permitirá mantener un monitoreo constante y atajar así cualquier conducta indebida. Así no solo combatiremos el tráfico ilícito, sino también las malas prácticas y la corrupción que tanto debilitan nuestro accionar en la frontera.

El mandatario dominicano dispuso, además, el reforzamiento de “los recursos de la Policía Nacional y la Dirección Nacional de Control de Drogas para combatir toda infiltración del narcotráfico.

“No lo duden: nuestros espacios marítimos, nuestros puertos y aeropuertos y nuestra frontera por tierra, nunca van a haber estado tan seguros como a partir de ahora”, afirmó.

A seguidas, Medina aseguró que su gobierno seguirá trabajando para que la zona de la frontera sea una zona de oportunidades para los dominicanos que viven en ella, de forma que no se vean forzados a buscar salidas en la capital o en otros lugares.

“Por eso vamos a seguir fomentando el empleo, la producción y el arraigo de nuestra gente, empezando por el fomento a proyectos asociativos y el apoyo de instituciones que han demostrado su éxito en otras zonas del país, como Banca Solidaria”, manifestó.

En ese contexto, el jefe de Estado puntualizó que las fronteras dominicanas están reguladas por las mismas leyes que establecen todos los demás países, con total transparencia y respeto a los tratados internacionales, pero con total soberanía e independencia.

Medina agregó que los dominicanos son merecedores de un país seguro y soberano, y que para ser soberano, un país debe cuidar sus fronteras. “Me consta que el pueblo dominicano tiene la convicción unánime de que necesitamos tener fronteras bien organizadas y rigurosas”, dijo.

Por otra parte, el gobernante aseguró que el inmigrante que cumplió con la ley es bienvenido y de hecho, como saben, terminamos ya un amplio proceso de regulación de personas con arraigo en el país, por lo que exhortó a respetar los derechos de hombres y mujeres que formalizaron su situación y hoy trabajan honradamente.

“Somos, históricamente, un pueblo abierto. Ganamos mucho del intercambio de bienes, de personas, de ideas, y eso no va cambiar. Somos un país tanto emisor como receptor de migrantes. Lo hemos sido siempre y eso tampoco va a cambiar”, dijo Medina.

Sin embargo, advirtió que “incumplir la ley no es permisible, no lo es para nadie, ni para el que quiere entrar de forma ilegal, ni para el que se aprovecha de esa necesidad para hacer negocios, o para contratar manos de obra barata”.

“En esto no podemos mantener un doble discurso a conveniencia. No es coherente exigir rigor, por un lado, mientras queremos saltarnos la ley por otro”, señaló el mandatario, para agregar que “no podemos aspirar a tener fronteras impermeables y ordenadas si al mismo tiempo alimentamos una demanda de mano de obra irregular en sectores como la agricultura, la construcción o en nuestros propios hogares”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.