El Consejo de Seguridad decide ampliar el mandato de la nueva misión de la ONU en Haití un año más

El organismo también está preparando “activamente” la estrategia de salida de la Minujusth a partir del 15 de octubre del 2019

El Consejo de Seguridad decide ampliar el mandato de la nueva misión de la ONU en Haití un año más

NUEVA YORK, 10 de abril (Panorama) — El Consejo de Seguridad decidió hoy extender por un año, hasta el 15 de febrero del 2019, el mandato de la Misión de la ONU en Haití (Minujusth), para ayudar al gobierno a fortalecer las instituciones del Estado haitiano, y para apoyar a la Policía Nacional de ese país.

El Consejo también está preparando “activamente” la estrategia de salida de la Minujusth y “está considerando retirarla a partir del 15 de octubre de 2019”, señaló el organismo en un comunicado.

Al adoptar por unanimidad la resolución 2410 (del 2018), una semana después del primer debate del Consejo sobre la misión en Haití desde que inició su operación el 15 de octubre del año pasado, el Consejo reafirma que, en el contexto de la mejora del estado de derecho en Haití, es esencial fortalecer el sector de la justicia y los recursos de la Policía haitiana. (PNH).

“Con este fin, el Consejo alienta al gobierno haitiano a que, en colaboración con la Minujusth, trabaje para aplicar los once criterios para la estrategia de salida de la misión, establecidos por el Secretario General en su informe de fecha 20 de marzo”, dice el comunicado.

La resolución cita así “la adopción del proyecto de código penal y el código de procedimiento penal, el fortalecimiento de los sistemas judiciales y penitenciarios de Haití, el aumento de los mecanismos de control interno y rendición de cuentas en los sectores policiales, la administración”.

Además, el establecimiento de un consejo electoral permanente, la aprobación de la ley sobre asistencia judicial recíproca, la solución de la cuestión de la detención prolongada en prisión preventiva y la aprobación de medidas para combatir la violencia.

El Consejo de Seguridad insta al Gobierno a que adopte “urgentemente” medidas apropiadas para garantizar que la Policía Nacional de Haití y el Poder Judicial respeten y defiendan los derechos humanos como un elemento esencial de la estabilidad del país.

“El Consejo, que planea adaptar el mandato de la Minujusth y su fuerza policial —según corresponda— para preservar el progreso de Haití en la consecución de una seguridad y estabilidad duraderas, autoriza a la Misión a utilizar todos los medios necesarios para cumplir su mandato para apoyar y fortalecer a la PNH y proteger a los civiles amenazados por la violencia física inminente, dentro de los límites de sus medios y sus áreas despliegue”, agregó el organismo.

El Consejo de Seguridad también decidió reducir de siete a cinco el número de unidades de policía constituidas entre el 15 de octubre de 2018 y el 15 de abril de 2019. El número de otros oficiales se mantendrá en 295.

La resolución está preparando activamente la estrategia de salida de la Misión y solicita al Secretario General que proporcione una serie de informes para este fin. El Secretario General, en su informe de junio, presentará “fechas e indicadores más específicos para alcanzar las metas establecidas”, en asociación con el Gobierno y el equipo de las Naciones Unidas en el país.

Además, en su informe del 1 de septiembre de este año presentará “una actualización sobre el progreso del programa de transferencia de tareas y responsabilidades en el Gobierno” para una retirada gradual de la misión y un “aumento de las actividades y programas pertinentes del equipo de las Naciones Unidas en el país antes del 15 de octubre de 2019”.

La Minujusth fue creada por el Consejo de Seguridad en abril del año pasado para ayudar al gobierno de Haití a seguir desarrollando a la Policía, fortaleciendo las instituciones del Estado de derecho, incluida la justicia y la administración penitenciaria, y promoviendo los derechos humanos, con miras a mejorar la vida cotidiana de la población.

La misión cuenta con un componente policial y otro civil. El primero consta a la actualidad de siete unidades de policía conformadas por 980 agentes de policía desplegados en cinco departamentos, Oeste, Artibonite, Grand’Anse, Nippes y el Norte.

Además de estas Unidades de Policía Constituidas, la ONU desplegó a 295 oficiales de policía individuales en los diez departamentos del país en apoyo a la fuerza local para desarrollar las capacidades de oficiales y altos oficiales de policía.

El componente civil de la misión estará compuesto por 351 personas civiles, igualmente divididas entre nacionales e internacionales, con sede en Puerto Príncipe.

La semana pasada, al hablar ante el Consejo de Seguridad, el secretario general adjunto para Operaciones de Mantenimiento de la Paz, Jean-Pierre Lacroix, dijo que la Misión de la ONU en Haití es totalmente operativa y realiza su mandato.

Lacroix agregó que un componente civil está concentrado en la capital, Puerto Príncipe, y unidades móviles multidisciplinarias están desplegadas para seguir los acontecimientos políticos y la evolución del estado de derecho, y discutir con las comunidades y otros actores en los diez departamentos del país.

“Este modus operandi está en consonancia con el espíritu de la misión”, agregó.

El jefe de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, que visitó Haití los pasados días 14 y 15 de marzo, explicó que la Misión ha colocado 135 oficiales con la Policía Nacional en diez departamentos y 23 miembros de servicios penitenciarios en nueve de las 18 prisiones haitianas.

Lacroix señaló que la Minujusth trabaja además en estrecha colaboración con 19 organismos y programas de la ONU en el país, así como con la Oficina del Enviado Especial del Secretario General para Haití, Josette Sheeran, para cumplir su mandato, y garantizar una transición sin tropiezos hacia un desarrollo incluyente y sostenible a través de un enfoque coherente, integral e integrado coherente con las reformas en curso y la visión de prevención del Secretario General.

De acuerdo con el funcionario, el objetivo principal de la misión es construir sobre los logros de la anterior misión de la ONU desplegados hasta el año 2017, la Minustah, y la consolidación de la estabilidad y la seguridad en el país, para facilitar su desarrollo a largo plazo, que requiere una base más sólida en el estado de derecho y el respeto de los derechos humanos.

“Para ser eficaz, una operación de mantenimiento de la paz debe mantener una relación sana con el gobierno y la población, basado en la solidaridad y la confianza mutua, señaló Lacroix, quien fue alentado por los esfuerzos del presidente haitiano Jovenel Moïse para crear un clima de cambio y mejorar la vida cotidiana de la población, incluso a través de la iniciativa “Caravana para el cambio”.

De acuerdo con el jefe de las fuerzas de paz, hay una oportunidad única para la Minujusth, la comunidad internacional y el gobierno de Haití para trabajar juntos e implementar las prioridades comunes establecidos en la resolución 2350 (2017).

Lacroix recordó que, a pesar del progreso, el país todavía tenía que superar muchos desafíos y riesgos en la transición del mantenimiento de la paz al desarrollo. Mencionó en particular las persistentes incertidumbres económicas y la consiguiente exclusión social, especialmente para los jóvenes y los más vulnerables.

“El voto unánime del Consejo que creó la Minujusth hace un año fue un voto de confianza en Haití, el reconocimiento de los progresos realizados por este país”, declaró Lacroix.

Para el secretario general adjunto hay muchas razones para creer que este progreso es irreversible. “Todos debemos invertir en este éxito”, agregó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.