Danilo Medina logra ruptura con Taiwán 6 años después de llegar al poder con ese propósito

El mandatario expresó su intención de establecer relaciones con Beijing en 2012, pero el representante chino en República Dominicana rechazó su oferta

Danilo Medina logra ruptura con Taiwán 6 años después de llegar al poder con ese propósito

Javier Valdivia

MIAMI, 3 de mayo (Panorama) — El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, logró la ruptura diplomática con Taiwán recién seis años después de llegar al poder con ese propósito, según consta en los registros de la representación comercial de la República Popular China en Santo Domingo correspondientes al año 2012.

Medina se reunió entonces con Gao Shoujian, apenas unos meses después de que el diplomático llegó a Santo Domingo como delegado del gobierno chino. Durante el encuentro, el mandatario expresó a Gao su intención de establecer relaciones formales con Beijing, pero el representante rechazó la oferta del gobernante dominicano.

La noticia llegó a otros estamentos oficiales del gobierno chino, que sin embargo ya tenía decidido mantener sin cambios sus relaciones con la nación caribeña y con otros aliados de Taiwán, según el acuerdo tácito de no socavar los lazos con sus pocos aliados, al que llegaron tras el rompimiento de Costa Rica con Taipei en el 2007.

El gobierno de República Dominicana anunció el pasado lunes 30 de abril el establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China, y de paso la ruptura con Taiwán, con el que mantuvo vínculos oficiales desde 1957.

En 1997 las autoridades dominicanas y chinas firmaron un acuerdo para renovar otro suscrito en 1993, y formalizaron el establecimiento de representaciones comerciales en ambos países.

China abrió su oficina en Santo Domingo en abril de 1994 y República Dominicana hizo lo mismo en Beijing en noviembre de 2005, aunque entró en funcionamiento oficialmente seis años más tarde con la llegada de Rosa Ng, en representación del gobierno dominicano.

“Anunciamos que hemos tomado la decisión de establecer relaciones con la República Popular China, con el convencimiento de que esta decisión será extraordinariamente positiva para el futuro del país”, señaló el gobierno dominicano el lunes en un comunicado.

Horas más tarde, el Ministerio dominicano de Relaciones Exteriores anunciaba “con gran satisfacción” el establecimiento oficial de relaciones diplomáticas con Beijing, donde el canciller dominicano Miguel Vargas y su colega chino Wang Yi formalizaban el acuerdo firmando las actas de estilo.

En respuesta, Taiwán rompió sus relaciones con Santo Domingo y anunció la suspensión de todos los proyectos de cooperación que mantenía en República Dominicana y la ayuda a este país ascendente a 170 millones de dólares en  inversiones  según el gobierno taiwanés.

Además, el canciller de Taiwán, Joseph Wu, denunció que Santo Domingo cedió a las promesas de Beijing de invertir 3.000 millones de dólares en la construcción de una red de ferrocarriles, viviendas, carreteras, una planta de gas natural, una central hidroeléctrica  y una planta incineradora, además de actualizar el sistema informático de la oficina de aviación civil.

Al día siguiente, el presidente Medina rechazó la acusación de Taipei y aseguró que “lo único que República Dominicana le pidió a China fue que a los estudiantes becados en Taiwán, los recibiera también en condición de becados y que les reconociera las materias que ya habían aprobado.

“Fue el único compromiso que tenemos con China. Punto. No hay más”, afirmó.

Medina agradeció y destacó también la ayuda de Taiwán, pero señaló que no era posible que República Dominicana siguiera sin mantener relaciones con la segunda economía del mundo, por lo que “se tenían que establecer en algún momento de la historia y a mí me ha tocado la responsabilidad de decidirla y la decidí”.

La Presidencia dominicana ha dicho que la decisión de Medina de establecer relaciones diplomáticas formales con la República Popular China, marca un hito sin precedentes en la historia del país.

Agregó que supone una visión de largo alcance, a la vez estratégica, puesto que la posición geográfica que ocupa República Dominicana, la convierte en un enlace de gran importancia en la expansión de negocios de Asia con Occidente.

El gobierno dominicano, que ha recibido el respaldo del empresariado local y de hasta la oposición política, espera cambios favorables en el ámbito de la cooperación comercial, financiero, tecnológico, educativo y energético, además del turismo, al que China aporta 135 millones de visitantes anuales por todo el mundo.

La encargada de negocios de la República Popular China, Fu Xinrong, dijo hoy que las nuevas relaciones de su país y República Dominicana contribuyen a la estabilidad, al crecimiento económico y a la generación de empleos, en beneficio de ambos pueblos.

“No solamente para la actualidad, sino también para futuras generaciones”, dijo la actual encargada de negocios china en Santo Domingo, Fu Xinrong, quien esté jueves visitó el Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.