República Dominicana nombra a Briunny Garabito primer embajador en la República Popular China

El gobierno dominicano anunció el pasado 30 de abril el establecimiento de relaciones diplomáticas con Beijing, y de paso la ruptura con Taiwán

República Dominicana nombra a Briunny Garabito primer embajador en la República Popular China

Javier Valdivia

MIAMI, 19 de junio (Panorama) — El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, designó hoy en Santo Domingo a Briunny Garabito Segura embajador en la República Popular China, el gigante asiático con el que el gobierno dominicano decidió establecer relaciones diplomáticas tras romper con Taiwán el mes pasado.

Garabito Segura, nombrado a través del Decreto 231-18 que la Presidencia difundió este martes, se convierte en el primer embajador dominicano en Beijing, donde el Estado dominicano solo mantenía una representación comercial a cargo de la dominicana Rosa Ng.

El gobierno de República Dominicana anunció el pasado 30 de abril el establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China, y de paso la ruptura con Taiwán, con el que mantuvo vínculos oficiales desde 1957.

El primer embajador dominicano en la República Popular China se desempeñaba como embajador en Canadá, cargo para el que fue nombrado en mayo del año pasado.

En 1997 las autoridades dominicanas y chinas firmaron un acuerdo para renovar otro suscrito en 1993, y formalizaron el establecimiento de representaciones comerciales en ambos países.

China abrió su oficina en Santo Domingo en abril de 1994 y República Dominicana hizo lo mismo en Beijing en noviembre de 2005, aunque entró en funcionamiento oficialmente seis años más tarde con la llegada de Rosa Ng, en representación del gobierno dominicano.

Briunny Garabito Segura cuenta con una gran experiencia en el servicio exterior, ya que se ha desempeñado como embajador en Colombia, así como ministro consejero y embajador en Canadá, señaló la Presidencia dominicana  en un comunicado.

Graduado de filosofía, con especialidad en política y en asuntos internacionales, el representante comenzó su carrera diplomática en 1997. En el año 2002 fue nombrado Encargado de Asuntos de la Embajada dominicana en Colombia, donde también se desempeñó como Ministro Consejero de 2003 a 2006, y nuevamente como Encargado d ‘Asuntos de 2010-2011.

Garabito también ha sido Ministro Consejero de la Misión Dominicana en Ottawa durante 2007-2010 y 2011-2012. Regresó a Bogotá como Embajador de la República Dominicana en Colombia, de 2013 a 2017.

En 2017, el Consejo Superior de Periodismo Latinoamericano en Bogotá, Colombia, otorgó al embajador dominicano el Premio de la Paz a los Esfuerzos Post Conflicto. Y en 2015 recibió el Diplomatic Excellence Award, otorgado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Dominicana a la mejor administración entre las Misiones Diplomáticas Dominicanas.

Garabito ha sido miembro acreditado de numerosas delegaciones como la Reunión General de Comisionados Latinoamericanos de la Expo Hannover 2000, la XIV Reunión de los Jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de Río, la Novena Reunión Regional de Países de América Latina y el Caribe de los Estados Unidos Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), entre otros.

El embajador tiene una licenciatura en filosofía de la Universidad Santo Tomás, Bogotá, Colombia; y ha completado cursos en Administración para el Futuro con Énfasis en Mercadotecnia, Mejoramiento Profesional en Administración de Negocios Internacionales, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, y Altos Estudios en Gestión Política y Gobernabilidad.

En respuesta a la decisión dominicana, Taiwán rompió sus relaciones con Santo Domingo y anunció la suspensión de todos los proyectos de cooperación que mantenía en República Dominicana y la ayuda a este país ascendente a 170 millones de dólares en  inversiones  según el gobierno taiwanés.

Además, el canciller de Taiwán, Joseph Wu, denunció que Santo Domingo cedió a las promesas de Beijing de invertir 3.000 millones de dólares en la construcción de una red de ferrocarriles, viviendas, carreteras, una planta de gas natural, una central hidroeléctrica  y una planta incineradora, además de actualizar el sistema informático de la oficina de aviación civil.

Al día siguiente, el presidente Medina rechazó la acusación de Taipei y aseguró que “lo único que República Dominicana le pidió a China fue que a los estudiantes becados en Taiwán, los recibiera también en condición de becados y que les reconociera las materias que ya habían aprobado.

“Fue el único compromiso que tenemos con China. Punto. No hay más”, afirmó.

Medina agradeció y destacó también la ayuda de Taiwán, pero señaló que no era posible que República Dominicana siguiera sin mantener relaciones con la segunda economía del mundo, por lo que “se tenían que establecer en algún momento de la historia y a mí me ha tocado la responsabilidad de decidirla y la decidí”.

La Presidencia dominicana ha dicho que la decisión de Medina de establecer relaciones diplomáticas formales con la República Popular China, marca un hito sin precedentes en la historia del país.

El gobierno dominicano, que ha recibido el respaldo del empresariado local y de hasta la oposición política, espera cambios favorables en el ámbito de la cooperación comercial, financiero, tecnológico, educativo y energético, además del turismo, al que China aporta 135 millones de visitantes anuales por todo el mundo.

La encargada de negocios de la República Popular China, Fu Xinrong, ha dicho que las nuevas relaciones de su país y República Dominicana contribuyen a la estabilidad, al crecimiento económico y a la generación de empleos, en beneficio de ambos pueblos.

“No solamente para la actualidad, sino también para futuras generaciones”, dijo la representante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.